top of page

Un nuevo libro de Alberto Lifshitz

Actualizado: 24 ene




“¿En verdad no tienen nada?”

 


El libro "Pacientes que no tienen nada", escrito por Alberto Lifshitz y publicado por Palabras y Plumas Editores, nos sumerge en un mundo desconocido pero real, donde el sufrimiento se oculta tras la aparente ausencia de evidencias. Aunque el título del libro pudiera sugerir algo trivial o inútil, si se toma con seriedad revela una carga dramática profunda.


En esta obra, Lifshitz expone la compleja situación de aquellos pacientes cuyas quejas son desdeñadas o ridiculizadas, dejándolos atrapados en un círculo de desesperación. Estos sujetos, a menudo etiquetados como hipocondriacos o manipuladores, llevan consigo una carga invisible pero inmensa. El autor nos invita a reconocer que el sufrimiento no siempre es reconocible a simple vista y que, aunque algunos de estos pacientes puedan ser efectivamente hipocondriacos o simuladores, esto no disminuye ni invalida su aflicción.

El lenguaje claro, ameno y con humor utilizado por Lifshitz nos guía a través de diversos tópicos que invitan a la reflexión. El libro está estructurado en cuatro partes y 46 breves capítulos, cada uno de los cuales abre con un epígrafe que sirve como aperitivo para lo que vendrá a continuación.


Desde el primer capítulo, el autor establece su tesis central: la recomendación principal es dar crédito a los pacientes, independientemente de si tienen una enfermedad visible o no. A lo largo del texto, Lifshitz analiza cada uno de los elementos vinculados con el problema que trata. Por ejemplo, aborda las enfermedades socialmente fabricadas, aquellas patrocinadas por empresas que venden medicamentos para atenderlas. También explora la medicalización de la vida, la objetividad y subjetividad en el diagnóstico, así como la dimensión psicológica y social del sufrimiento.


El autor destaca la importancia de mantener un pacto de confianza en la relación médico-paciente para garantizar una atención médica efectiva. Reconoce que el aspecto subjetivo de la enfermedad, incluido el sufrimiento y el impacto en la vida diaria, no debería ser ignorado por los médicos. En cambio, propone que se reconozca y aborde adecuadamente la subjetividad en torno al padecimiento.


Lifshitz también examina conceptos como la iatrofobia y la nosofobia, que reflejan el miedo hacia los médicos y las enfermedades. Analiza las fallas en los procedimientos clínicos, la soberbia y menosprecio de algunos profesionales, así como los errores propedéuticos y los defectos en el razonamiento clínico. Además, explora la influencia de la especialización médica y la multiplicidad de opiniones que pueden confundir más que orientar.


En resumen, "Pacientes que no tienen nada" es un libro que ofrece una comprensión lúcida del sufrimiento experimentado por estos pacientes invisibles. Con una mezcla única de empatía, sensibilidad y humor, el autor nos brinda una mirada profunda y humana a un problema complejo pero real. Este libro resalta la importancia de escuchar y entender al paciente, de considerarlo y afirmar que sus experiencias de sufrimiento son válidas.

Además de ofrecer una visión comprensiva para los pacientes, también explora la posibilidad de encontrar soluciones y alivio en la consulta médica. Esto lo convierte en una lectura relevante y de interés general, ya que brinda una luz de esperanza en medio de la incertidumbre, proporcionando consuelo y aliento a aquellos que se sienten perdidos en su malestar.


En definitiva, "Pacientes que no tienen nada" es una lectura apropiada para quienes deseen comprender la complejidad de la experiencia humana frente a la enfermedad y encontrar esperanza ante sus padecimientos.


Herlinda Dabbah M.

28 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page